miércoles, 10 de febrero de 2016

CREED. LA LEYENDA DE ROCKY: "Un spin off a la altura"



Para aquellos que al oír hablar de una nueva entrega de Rocky se echaron las manos a la cabeza y alzaron el grito al cielo... Aquellos que creen que segundas partes no son buenas y mucho menos terceras, cuartas, quintas, sextas o un spin off de ellas... Aquellos que critican a Sylvester Stallone por querer recuperar a los 69 años a uno de sus personajes más reconocidos... Va por vosotros esta crítica. "CREED" nos regala una de las mejores interpretaciones del potro italiano. Tras la fantástica "ROCKY BALBOA" (2006) parecía que no se podía dar más vuelta de hoja al boxeador por excelencia del panorama cinematográfico, pero estábamos equivocados. Gracias a la estupenda dirección de Ryan Coogler ("Fruitvale Station") y sus planos secuencia, el espectador es capaz de experimentar en primera persona desde la inquietud con la que el boxeador recorre el camino en dirección al ring, hasta encajar cada uno de los golpes que le propina el adversario.


Un joven Adonis Johnson (Michael B. Jordan) decide un día abandonar su trabajo y una cómoda vida en Hollywood para perseguir su sueño, convertirse en un gran boxeador como lo fue su padre, el campeón del mundo de los pesos pesados Apollo Creed. Toma la decisión entonces de trasladarse a Filadelfia y pedir a Rocky Balboa (Sylvester Stallone) que se convierta en su entrenador. Había multitud de razones por las que éste spin off podría haber sido un fiasco absoluto pero, en cambio, ha conseguido arrancar elogios y buenas críticas a lo largo y ancho de toda la crítica cinematográfica. Sin duda, Coogler ha sabido aprovechar el tirón nostálgico de la saga, combinándolo con un estupendo duo protagonista que, a pesar de cierta vacilación al comienzo del film, termina encajando. 

Stallone ("Los Mercenarios 3") sigue en la línea de aquel maduro Rocky Balboa de la versión de 2006 que tanto nos gustó, emocionando, no ya con los puños (eso se lo deja al joven Jordan), sino con las lecciones de vida que transmite a su pupilo. Por otro lado, Michael B. Jordan ("Cuatro Fantásticos"), consigue estar a la altura de su icónico acompañante y aportar la energía y seguridad necesarias para protagonizar algunas de las escenas cumbres del film. Sin embargo, son los antagonistas de "CREED" los que nos dejan bastante fríos, incapaces de aportar la presencia necesaria en escena para garantizar un gran duelo de titanes sobre el cuadrilátero; ¡cómo compararlos si quiera con los colosos rivales de las anteriores entregas de la saga, Carl Weathers, Mr. T o Dolph Lundgren,.. !!

En definitiva, "CREED" retoma de una manera notoria la franquicia del potro italiano, apoyada en todo momento en la nostalgia del espectador, pero aportando un aire nuevo y revitalizado a una saga que se daba por finiquitada. El clímax del combate final no llega a alcanzar la calidad esperada pero, con la ayuda de un ejemplar plano secuencia dentro del ring, hace las delicias del espectador más exigente. Recordad, que si os habéis quedado con ganas de más, siempre podéis recurrir a hacer un "remember" de la saga... "Yo, Adrian, I did it!"




Pilar M. Cuenca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada